Trastorno bipolar y pérdida de memoria: Lo que el viento se llevó.

—¡Hola guapa!, ¿qué tal?, ¿qué haces por aquí? —me dice una chica como de mi edad en un tono alegre y familiar.

Esa chica no me sonaba de nada, lo único tal vez su voz, pero daba igual ya estaba tardando demasiado en responder y podía ver una mirada de incomprensión en su cara.

—Perdona sé que te conozco pero ahora mismo no caigo en quien eres —le respondí disculpándome.

—Fuimos juntas al instituto —me contesta más confusa que al principio.

Intenté reírme y quitar hierro al asunto aunque todavía no me acordara de ella.

—¡Claaaaro!!!!, jajjjjjjajjjjj. Es que han pasado muchos años, perdóname tengo la cabeza fatal (eso era lo más cierto que dije, jijijiji).

—Pero si te vi hace un mes y te conté lo mismo que ahora—. Su cara era un poema.

—Oops

Jolín es que la chica era muy normalita, morena-castaña, ni guapa ni fea, ni baja ni alta, ni gordita ni flaca……. así es imposible acordarse.

Situaciones así son muy normales en mi vida desde hace años, mi trastorno se fue agravando y mi memoria se fue perdiendo. Los médicos me han explicado que tantos años de crisis sin diagnóstico ni tratamiento pueden provocar ese deterioro cognitivo.

Mi memoria a largo plazo me da pena, sé que he olvidado vivencias que tal vez me gustara recordar. Mi peor año antes del diagnóstico tuvimos una pequeña mascota y sé de su existencia por fotografías y porque mi pareja en ocasiones me habla de ella. En general ese año estuve muy mal y lo recuerdo todo con mucha confusión, como cuando estás muy borracha y al día siguiente solo te vienen flashes de esa noche. Por otro lado tal vez haya enterrado cosas que no fueran tan buenas.

Lo que el viento se llevó.

Perdida de memoria trastorno bipolar

—La memoria que ya has perdido es irrecuperable.

Eso me soltó mi primer psiquiatra cuando le consulté, pero también me dijo que a partir de tener diagnóstico y tratamiento todo iría mejor en ese aspecto o por lo menos no iría a peor.

Lo que es inevitable y con lo que tengo que lidiar en mi vida cotidiana es con los problemas de falta de atención y bloqueo mental, más agudos en momentos de ansiedad y depresivos (de esto hablaré otro día).

Para que nos vamos a engañar es una putada, soy joven para andar con esta cabeza y el problema se me nota mucho cara a la sociedad. Por lo menos intento llevarlo con sentido del humor (aunque a veces no tenga ganas) y los de mi alrededor también, se da por hecho que soy un desastre y nos lo solemos reír (a veces después de pasado un tiempo si la he liado un poco gorda, como la centésima décima cuarta vez que me dejo las llaves dentro de casa).

En las cosas importantes me centro muchísimo, me lo apunto, me pongo alarmas…. En un piso que tuvimos cocina de gas comprobaba constantemente que estuvieran los fuegos apagados, así que entonces la cocina la tenía muy controlada, no como ahora que tengo vitrocerámica y como estoy tranquila se me queman todas las comidas.

—¡¡MAMAAAAA!!!, en la cocina ha sonado algo como si fuera un globo que explota.

—¡Mierda! Ahora que lo dices había dejado unos huevos cociendo —le digo a la niña dando un salto por encima del sofá.

Corrimos a la cocina que estaba llenísima de humo, abrimos todas las ventanas y cuando asomamos dentro de la cazuela

—Mamá ¿dónde están los huevos?

Buscábamos alrededor pero no veíamos nada, yo estaba alucinada intentando recordar si realmente había puesto o no los huevos, cuando mi nena me sacó de la duda entre risas

—¡LOS ENCONTRÉÉÉ!

¡MIRA ARRIBA MAMA!

Y allí estaban los tres huevos pegados en el techo, con partes pulverizadas que se habían expandido por el resto de la cocina una vez que nos fijamos.

Hicimos una foto y la tengo de recuerdo, no quiero que se me olvide lo que nos reímos ese día.

12 respuestas a “Trastorno bipolar y pérdida de memoria: Lo que el viento se llevó.

  1. Que lástima perder memoria, lo bueno es que ya lo tienes diagnosticado y controlado.
    Lo de los huevos me ha recordado una ocasión en que, volviendo de matronatación con la mayor, me di cuenta que había dejado huevos cociendo. Imagínate la de tiempo que había pasado. Corrí a casa esperando encontrar una nube de humo y a los bomberos en mi edificio, pero no. Perdí los huevos y la cazuela. Y litros de sudor.
    ¡Un abrazo!

    Le gusta a 3 personas

  2. Podría contar muuuchos episodios de despiste que he tenido en mi vida, al final hago método de casi todo, por ejemplo, hacer las cosas siempre en el mismo orden, escribir listas para que la memoria visual también me ayude…..bueno, cada uno tiene unas aptitudes y unas carencias bien de origen o bien sobrevenidas. El final de la historia con foto y risas me parece inmejorable.
    Gracias por permitirnos acompañarte.

    Le gusta a 3 personas

    1. Lola, ¿así que tú también tienes anécdotas con los huevos?, jajjjjajjj cuenta cuenta….
      Tienes mucha razón cada uno tenemos nuestras cosillas por unas razones u otras, habrá que intentar adaptarse y reirnos de todo lo que se pueda (aunque a veces en el fondo sea un poco triste).
      Mil gracias a ti por querer ser mi compañera en este solitario camino.

      Me gusta

  3. Hola, buenas tardes.
    Que cosas las que nos hace esta “condición”.
    Algo parecido me sucedió a mí y te aseguro que me sentí agobiada, desesperada, angustiada, más aun siendo una mujer de 45 años y sintiendo y viendo que no recordaba las cosas, que estaba como en una nebulosa.
    Lo escribí en una entrada en mi blog, te dejo el link por si te interesa.
    https://simplemente-bp.blogspot.com/2018/09/el-medicamento-y-la-expertiz-del-medico.html

    La verdad no sé si sea imposible volver a recordar lo olvidado, me niego a creerlo (a decir verdad no quiero creerlo), más aun cuando mi médico anterior me evaluó y agregó unos cuantos miligramos a un medicamento que ya estaba tomando.
    Yo fuí diagnósticada en 2016, antes de eso era considerada como depresiva, y para ello era el tratamiento.
    No sé si de algo te sirva lo que viví, pero espero te pueda ayudar.
    Ahhhh y no de digas de huevos, que a mí no solo me ha pasado con huevos, sino con mil alimentos más jajajaja, es que nisiquiera huelo a quemado cuando algo se quema jajajaja.
    Abrazos

    Le gusta a 4 personas

    1. Muy bueno tu blog Pía, como ya te he comentado por ahí me siento muy identificada contigo y claro que me ayuda saber que alguien puede comprender lo que estoy pasando y la soledad con la que se vive este trastorno.
      Ojala sea cierto que no se van del todo todos los recuerdos.

      Me gusta

      1. Ruego que no se vaya la memoria, los, recuerdos… y que si así ha de ser en un futuro no sea doloroso para quienes me rodean y que puedan afrontarlo…
        Hace una semana precisamente tuve cita con mi médico general y le llevé un angio tac cerebral y me explicaba algo y aproveche de eso que me decía de la posibilidad de una demencia o alzheimer en el futuro, se quedó callada y le pedí que fuera sincera: me dijo sí, existe la posibilidad.
        Mi pregunta fue a raíz de que algunos efectos secundarios a largo plazo del medicamento que tomo puede ser eso…
        Abrazos

        Le gusta a 1 persona

  4. Uffffffff como te entiendo!!!!
    La memoria es algo que me preocupa. Me olvidé de cosas importante como quién era yo antes de mis crisis, pero también me olvido de cosas como los huevos, el café, si mí pareja fue a trabajar o salió a comprar, pf. Muchas cosas que en el día a día atormentan pero vamos… Espero que no se haga peor jajajaja

    Besos 😚

    Le gusta a 1 persona

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s