El coco (toc toc)

Otro síntoma que me alerta de que algo no va bien es cuando comienzan las obsesiones y compulsiones.

Primero quiero mostrar mi apoyo a las personas que están sufriendo un TOC de un grado incapacitante, soy consciente de que es un sufrimiento diario.

Mis compulsiones y obsesiones están correlacionadas en mi caso con el trastorno bipolar. Aunque tengo un ritual en concreto que no hay manera de quitarme de encima, prácticamente todo lo demás desaparece cuando me encuentro estable.

¿ Cómo diferenciar el TOC de una superstición ?

Por lo visto el que más y el que menos tiene sus supersticiones, obsesiones y excentricidades pero según mi psiquiatra y otras fuentes cercanas, la diferencia la marca entre otras cosas el grado de ansiedad que nos genera, el malestar que provoca y lo que condiciona nuestra vida.

El ritual que no puedo dejar de ninguna de las maneras tiene que ver con el miedo a los transportes. Hasta ahora he conseguido evitar viajar en avión y ni de broma voy a subir a uno. Evito por todos los medios ir en autocar. No monto, a ser posible, de ninguna de las maneras en moto y eso que he tenido un par de novios moteros y más gracioso todavía es que he pertenecido a una asociación motera. Cuando no me queda otra opción que viajar elijo si tengo elección el tren, aunque la mayoría de las veces no me queda otra que usar el coche. Pero lo haga como lo haga necesito decir la siguiente frase dos veces en voz alta antes de salir:

“Hoy no es un buen día para morir”

“Hoy no es un buen día para morir”

En principio parece una tontería pero el hecho de que tenga que ser en voz alta me da mucha vergüenza, intento taparme la boca lo más posible disimulando y en voz bajita, pero tiene que ser suficientemente alto como para oírme porque sino no vale y me toca repetir.

¿Qué pasa si no lo hago?

Alguna vez he tenido días mucho más relajados al entrar en el vehículo en cuestión y he intentado dejar de hacerlo. Lo que ocurre después es que empiezo a visualizar un accidente con todo lujo de detalles y me invade la sensación de que va a pasar en cualquier momento, aumentan la rápidez de mis pulsaciones y mi respiración se agita hasta un nivel asfixiante en cuestión de segundos.

Veo un choque contra un camión antes de un túnel de los que estamos cruzando, si estamos cerca de arboledas quizás el choque sea contra un árbol.

Es algo brutal,

con cristales rotos,

sangre,

con mis seres queridos muertos a mi lado,

con mucho dolor,

amputaciones,

visiones macabras y apestosas.

Nunca ha pasado pero

¡HOY SÍ QUE VA A PASAR!

LO VEO

LO VEO

LO VEO

SE ME VA A SALIR EL CORAZÓN DEL PECHO

Y SE ME ACABA EL TIEMPO

VAN A MORIR TODOS POR MI CULPA

Y VA A PASAR

YAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAAA

HOY NO ES UN BUEN DÍA PARA MORIR

HOY NO ES UN BUEN DÍA PARA MORIR

HOY NO ES UN BUEN DÍA PARA MORIR

HOY NO ES UN BUEN DÍA PARA MORIR

Uffffffffffffffff

En el tren es donde más tranquila viajo dentro de lo que cabe, lo malo es que este ritual no es efectivo 100 por 100. Si estoy más nerviosa de lo normal y voy en el coche digo mis frases y aún así voy parando de vez en cuando, pero si me pilla en el tren como me ha pasado alguna vez llego a mi destino al borde del infarto. De hecho por un par de veces he estado a punto de bajar en otra estación porque no podía aguantar más.

Empiezo a notar que no estoy bien cuando me encuentro hablando con una amiga en un bar y no estoy haciendo ni caso a la conversación porque estoy más pendiente de alinear el servilletero con el vaso y la carta de menú con el plato del pincho. Me vale formar líneas rectas o formar una L, pero si la mesa tiene algún tipo de dibujo tiene que estar todo centrado o en simetría y desde luego está prohibido que algo esté encima de una raya. Cualquier forma de pisar una raya, bien sea un objeto o una persona, me pone de los nervios.

Todo esto también me viene desde muy jovencita. Recuerdo numerosas riñas familiares a cuenta de que me descentraban las fichas del monopoly o del parchís. Sabes que tu familia te quiere cuando no descolocan tus fichas.

Una de las obsesiones que más me ha martirizado en mi peor época ha sido la de que a la 1 de la mañana, solo si me encontraba en casa a esa hora (en la calle no me sentía atrapada), iba a pasar algo muy malo si aún estaba despierta. Así que antes de la 1 tenía que estar metida en la cama y tapada, aunque más tarde me levantara ya daba igual el problema era a la 1 en punto. La sensación era la misma que con el accidente de coche pero en este caso era algo así como un ente maligno el que me iba a coger y hacer algo horrible. Más de una vez me he despistado y he echado a correr en los últimos segundos casi notando unas manos que me tocaban.

horror-2686315_640

Sabes que tu pareja te quiere cuando en vez de reírse de ti (como lo haría en cualquier otro momento porque es bastante cabrón) te acompaña hasta la cama defendiéndote contra cualquier demonio que aparezca en el camino.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s